Archivado en septiembre, 2009

Cosas normales en Italia (27): il retroscena

En Italia, ahora más que nunca, una cosa es ver los informativos de la tele o leer la prensa y otra saber lo que está pasando. La vida pública, tanto a nivel personal como institucional, es sobre todo representación, ya lo hemos hablado más veces. Así que para saber realmente lo que está ocurriendo hay

Verano loco (y 21)

41. Deseo de ser inútil Es inevitable volver de vacaciones, al curro, y que uno piense con nostalgia que quizá estaba llamado a empresas mejores, a surcar los mares o asaltar diligencias. Menos mal que para tratar esos síntomas existen los tebeos del Corto Maltés, paradigma del héroe elegante y sin afeitar. Es la obra

Verano loco (20)

39. Lenguaje de signos Lo que se puede decir con gestos en Italia cubre un campo semántico que no tiene nada que envidiar a un diccionario medio. Está perfectamente codificado y es increíblemente preciso. Es por eso de que es mejor insinuar que decir. Cuando hablan parece que hacen pases de magia. En Sicilia los

Verano loco (19)

37. Femenino singular No hay país más femenino que Italia, de machista que es. Según se llega uno se ve abrumado por la invasión sexual publicitaria, a niveles sonrojantes. A ellos les da igual no parecer modernos. Se encuentran tías impresionantes hasta en la hoja parroquial. Las presentadoras del telediario hacen posturitas y se atusan

Verano loco (18)

35. El Grand Tour El viaje como placer, como vacaciones en el sentido moderno, nació porque la gente iba a Italia. Toda Europa la mitificaba como tierra de arte, sol y sabiduría. Se peregrinaba allí por las ruinas del imperio, por los santos lugares, pero sobre todo para culminar la educación y, en definitiva, acabar

Verano loco (17)

33. Import export Todo el mundo sabe que en un puerto italiano, al pie de las montañas, vive nuestro amigo Marco. Pero curiosamente en Italia no lo sabe nadie. Sí, se emitieron en su día los dibujos animados del niño errático y su mono Amedio -por cierto, qué nombre tan raro, incluso para un simio-,

Verano loco (16)

31. Magia cotidiana En las cenas con otros extranjeros en Italia siempre se impone como conversación lo que ya es un subgénero de sobremesa: contar la mejor historia de burocracia italiana sufrida o conocida. Yo tenía varias muy buenas, con trenes, teléfonos, bancos, alquileres,… pero un querido colega ha vivido la anécdota definitiva. Es de

Verano loco (15)

29. Quieres ser americano Hay una fascinación mutua, además de un nexo constante, entre Italia y Estados Unidos. América era el futuro de los emigrantes y lo fue aún más cuando los aliados se convirtieron en liberadores en la Segunda Guerra Mundial. Era el progreso y todos querían ser americanos, como se burlaba Carosone en

elcorreo.com

EN CUALQUIER CASO TODOS LOS DERECHOS RESERVADOS:
Queda prohibida la reproducción, distribución, puesta a disposición, comunicación pública y utilización, total o parcial, de los contenidos de esta web, en cualquier forma o modalidad, sin previa, expresa y escrita autorización, incluyendo, en particular, su mera reproducción y/o puesta a disposición como resúmenes, reseñas o revistas de prensa con fines comerciales o directa o indirectamente lucrativos, a la que se manifiesta oposición expresa.