El arzobispo habla de economía

 

El arzobispo de York, John Sentamu,  pronunció ayer este discurso en la conferencia anual de la Confederación de la Industria Británica.

Un fragmento:

“Los modelos económicos y financieros se basan a menudo en idealismo o dogma y describen el futuro en términos de probabilidad. Sin embargo, en la vida real el futuro es en su mayor parte desconocido, así que la integridad moral debe ser el compás de nuestras acciones. Y para mí los aprietos de millones de hermanos y hermanas en este país, atrapados en la pobreza y sin esperanza, deben de proveer el ímpetu moral a nuestras decisiones. Un ímpetu para encontrar un sistema que contenga las virtudes de justicia y equidad y que sirva al bien común”.

Me pareció brillante sobre las realidades del sistema actual y sobre los retos de la Unión Europea el ex primer ministro sueco, Fredrik Reinfeld. No encontré una copia de su discurso. Aquí, un fragmento de una entrevista en la BBC.

El informe de la CBI sobre cómo lograr que el crecimiento de la economía británica beneficie a todos, A Better Off Britain.

 

Ocupados con las avutardas

Las corrupciones de la política española en todas sus formas y el ruido mediático ocultan gran parte de la realidad. Hay mucha gente trabajando en cosas más pequeñas, hincando los codos para estudiar detalles de la vida, transformando cosas que no se ven tras el denso telón de la ‘vida pública’.

Foto: Mariam A. Montesinos. EFE

Un amigo, Juan Requejo, de Asistencias Técnicas Clave, en Sevilla, me envía este documento. Esboza el proyecto de Red Eléctrica para dotarse de información sobre los corredores que habitualmente utilizan aves protegidas. Se trata de evitar las muertes de pájaros por su choque contra el tendido que suministra nuestro bienestar primario. Y la información obtenida se distribuirá para que las administraciones públicas tengan en cuenta este factor en sus decisiones de planeamiento.

Foto: Chema Moya. EFE

Han ganado en la sección española de los Premios Europeos de Medio Ambiente a las iniciativas empresariales.

Pueden leerlo aquí.

Penúltimo caso de ETA en Londres

El juez británico sir David Foskett dejó ayer visto para sentencia el recurso de los abogados de la defensa del etarra Raúl Fuentes Villota ante en el Tribunal Superior contra la orden de extradición dictada en mayo del pasado año por un juez de primera instancia. El veredicto tendrá que decidir sobre la alegación de que el etarra fue sometido a torturas durante su detención.

Fuentes afirmó en su testimonio en el primer juicio sobre la demanda de extradición de la Audiencia Nacional que había recibido golpes y que sus interrogadores le insertaron un lápiz entre los dedos y lo giraron para causarle dolor. El magistrado Nicholas Evans dio credibilidad a su testimonio pero consideró que era un caso de maltrato más que de tortura y que sería resuelto en España.

El fiscal que actúa en nombre de las autoridades españolas, Peter Caldwell, señaló en la vista de ayer que él acepta la definición de tortura para el trato supuestamente sufrido por Fuentes, pero que la mala conducta de unos policías no significa que la Fiscalía o los jueces españoles hayan cometido un abuso del procedimiento judicial, porque además, según Caldwell, las pruebas para su condena ya existían.

El abogado de la defensa, Mark Summers, afirmó que, según la ley inglesa “el Estado es indivisible” y que las acciones de los policías “infectan” toda la actuación procesal. Señaló también que fiscales y jueces no investigaron la denuncia de torturas de Fuentes ante un médico y que lo han justificado en un escrito enviado a Londres en que los detenidos de ETA siempre alegan torturas.

Fuentes fue detenido en Liverpool en noviembre de 2011. Estaba huido desde 1995, cuando fue puesto en libertad tras cumplirse el plazo de cuatro años desde su detención en el que la Justicia española tendría que haberle juzgado. Según la agencia Vasco Press, permaneció refugiado en pisos cuatro años y posteriormente se habría apartado de ETA.

Fuentes es acusado por la Audiencia Nacional de pertenencia a ETA y de haber participado en el intento de asesinato de un policía en Baracaldo, entre otros cargos. Su defensa pide además que se anule la extradición porque la orden dictada por las autoridades españolas sería defectuosa y por el paso del tiempo sin actos judiciales antes de su detención. El de Fuentes y el de Antonio Troitiño son los dos casos de ETA pendientes en la Justicia británica.

Los Comunes y Gibraltar

El Gobierno británico no debe abandonar nunca el apoyo a la autodeterminación local en su politica hacia Gibraltar, debe informar a la comunidad internacional de que el fin del diálogo diplomático se debe a un cambio de política en España y debe definir exactamente las opciones de respuesta naval a las ‘incursiones’ españolas en aguas territoriales gibraltareñas.

El Gobierno de David Cameron debe además considerar la posibilidad de denunciar a España ante el Tribunal de Justicia de la UE por las colas que se crean en la frontera con el Peñón, debe enviar a ministros y a barcos de la Royal Navy para que su presencia en Gibraltar sea visible y ha ser más enérgico en sus protestas diplomáticas a España.

Los informes del Comité de Asuntos Exteriores de la Cámara de los Comunes sobre la situación en Gibraltar suelen manifestar simpatía por la posición del ‘territorio dependiente’ y critican al Gobierno británico por la falta de vigor de su defensa de los intereses ‘llanitos’, pero el publicado ayer es uno de los más duros en las últimas décadas.

El comité está presidido por un diputado conservador, sir Richard Ottaway, y tiene miembros de los tres partidos británicos principales. Invitó al embajador español en Londres, Federico Trillo, que compareciese para defender la posición del Gobierno, pero el primer embajador político en la capital británica desde Manuel Fraga se entrevistó en privado con Ottaway y ofreció otro encuentro, también privado, con el comité, que éste rechazó.

El comité afirma en su informe que “las dificultades actuales del Gobierno son en parte consecuencia de decisiones lamentables en 2001-02 de permitir conservaciones sobre la cosoberanía, que aumentaron las expectativas de España”. Y eso habría desembocado en una conducta española “inaceptable”, que achaca a una “motivación política” y que “utiliza la frontera como un medio de coerción”.

El comité lamenta la suspensión del diálogo trilateral que siguió al Acuerdo de Córdoba de 2006 y lo adjudica al cambio de Gobierno en España. No se detiene, sin embargo, en el cambio unilateral de la diplomacia hispano-británica sobre Gibraltar ejecutado por el Gobierno de Londres que, en el contexto de aquella iniciativa del ministro Miguel Ángel Moratinos, aseguró que no iniciará ningún diálogo con España sin el consentimiento previo de Gibraltar.

Este cambio, manifestado por carta del ministro británico Jack Straw a Moratinos y confirmado posteriormente por sucesivos gobiernos y ministros, enterraba los previos acuerdos en Bruselas y Lisboa sobre diálogo bilateral Madrid-Londres para cuestiones de soberanía, en la línea de las estipulaciones del Tratado de Utrecht.

El ministro José Manuel García-Margallo enterró el diálogo trilateral, tal como había prometido el Partido Popular, y mencionó el hallazgo de la carta de Straw al llegar al ministerio como espoleta para iniciar una política más vigorosa frente a Londres, mediante la agudización de las disputas sobre jurisdicción de las aguas en torno al Peñón y contrabando a través de la frontera.

El informe del comité parlamentario refleja estas tensiones. Anima al Gobierno a advertir a España sobre las consecuencias que su actitud puede tener para la relación bilateral, le pide que movilice a los socios de la OTAN contra la actitud española. El Gobierno tendrá que responder al comité en unos cuantos días. Pero el informe es ya una buena noticia para el Gobierno de Fabian Picardo y el autodeterminismo gibraltareño. 

Cameron entre amigos

Ayer se celebró la recepción de verano del think thank Policy Exchange. Acudió David Cameron. Quería hacerme un selfie con él, pero no se dejó. Publico como prueba refutable de mi presencia esta foto que saqué con el móvil, desde el jardín colegial de la Abadía de Westminster.

Contó Cameron que, tras tres derrotas conservadoras contra Tony Blair, se solían juntar en Policy Exchange cuatro jóvenes conservadores: el actual ministro de Hacienda, George Osborne, el de Educación, Michael Gove, el periodista y ahora lord, Daniel Finkelstein, y el actual primer ministro. “Tenían unas ideas brillantes y yo les escuchaba mientras me comía la pizza fría. Luego les quité las ideas y me presenté como líder”, dijo. El humor imprescindible en la vida británica.

Cameron se educó en Eton y destaca la seguridad de sus alumnos en si mismos y su capacidad de hablar en público de modo ameno y confiado.

Dijo que los conservadores han ganado, como nunca antes en la historia, el argumento económico. A saber, que era compatible la política de austeridad y la recuperación.

No me convenció. La gran victoria se produjo en los años setenta, los de Reagan y Thatcher, los del impulso de la escuela económica liberal, en el sentido de que no pone el acento en la capacidad del estado para estimular la demanda sino en el sometimiento de la inflación a través de la política monetaria.  Tampoco estoy convencido de que esta recuperación merezca ese nombre, pero eso es mucho lío.

Dijo Cameron, entre amigos, que hay dos batallas de argumentos pendientes. La primera, que la competición y la elección componen la mejor receta para la provisión de los servicios públicos. Es una agenda que este gobierno va implementando pero que está pendiente de una victoria, según el líder conservador.

La segunda batalla pendiente es acabar con una idea que achacó al anterior gobierno laborista: que no hay que preocuparse de las ideas extremistas y hay que perseguir sólo a los grupos violentos. Puso el ejemplo del pseudofascista British National Party, al que el sistema político británico ataca y aisla, y un grupo violento, Combat 18, que surgió en torno a sus ideas. pero Cameron se refería esta vez al islamismo.

Esa es la agenda del primer ministro británico, que hizo una defensa elocuente del libre comercio, de la globalización, y afirmó que resistirá las llamadas al proteccionismo en esta crisis.

Tras su marcha, charlé un buen rato con un representate de la CBI, la patronal británica. El tema, uno que interesa mucho a la élite británica: Escocia.

 

Generación Pasividad

 Alvaro Matxinbarrena. Pausondo 04

 

 

“Una viñeta de mi infancia puede ayudarme a expresar el campo psicológico que intento capturar. Una vez quedé absorta ante el curioso escaparate de una tienda. No recuerdo qué vendía. Era una papelería o una fontanería. La ‘cosa’ que vi en el escaparate no encajaba en una categoría reconocible. Al principio parecía una bandeja con poca hondura, llena de abejas zumbantes. Preguntándome por qué alguien querría exhibir abejas en su escaparate, me quedé allí a verlo detenidamente. Entonces comprendí que no eran abejas reales sino metálicas, apretujadas allí por un imán. Cuando una abeja era atraída al campo magnético de otra, se movía en esa dirección, liberando así a las abejas que había atraido y rompiendo el equilibrio original y provisional, y generando de esa manera otra serie de atracciones que se quebrarían después, y así hasta el infinito. La distancia entre las abejas había sido calibrada de tal modo que ningún individuo podía alejarse, porque entraría y saldría de los campos magnéticos de los otros, creando un movimiento perpetuo en todas las direcciones y sin un orden discernible”.

 

Irene Bruna Seu, en ‘Passivity Generation, Human Rights and Everyday Morality”.

Habla mañana, sábado 14 de junio, en una charla organizada por el Grupo de Psicoterapia Analítica de Bilbao.

Entrada gratuita, pero es necesario registrarse antes.

Tuam

El descubrimiento de unos 800 cadáveres de niños arrojados a una fosa séptica en Tuam, junto al hospicio de las Hermanas del Buen Socorro, que acogía a mujeres embarazadas o a madres solteras, me ha recordado una conversación de 1995.

Se celebraba en Irlanda un referéndum sobre el divorcio y Margaret MacCurtain, una monja dominica y profesora jubilada de historia, se sumó al ‘sí’, desobedeciendo a la jerarquía católica.

Hice el viaje con dos colegas de Londres, un francés y un holandés. Acudimos en Dublín a la sede de la campaña del ‘sí’ y teníamos una cita al atardecer en Tuam con gente de la campaña del ‘no’.

Pero yo había quedado con MacCurtain antes de partir hacia el oeste, en uno de mis lugares preferidos de la capital irlandesa, el salón de té del hotel Shelbourne. Mi amigo holandés, Bob, me dijo después que había sido su entrevista más interesante de aquel año.

Luminosa y confiada, Margaret nos explicó sus buenas razones y yo le planteé finalmente la misma pregunta que hice a todos los partidarios del ‘sí’ en aquel viaje.

‘Salimos en un rato hacia Tuam e imagino que encontraremos entre los partidarios del ‘no’ a gente con la mirada también luminosa, que quiere preservar en Irlanda una idea de pureza. Esa gente atrae porque en otras sociedades vivimos con creciente dificultad y desasosiego, con un sentimiento de corrupción en las costumbres y en las conductas.’

Recogí respuestas variadas, en su mayoría cautos lamentos por el paraíso perdido. La suya fue diferente.

No te equivoques, me dijo Margaret, a quien cito de memoria. Tras los ojos iluminados de Tuam hay a menudo una realidad de sometimiento y explotación de las mujeres, de abuso de niños. Tras la pretensión de pureza, encontrarás brutalidad, miedo y engaño.

Me he acordado de aquella monja y de su religión humanista al leer la noticia. Y he sentido de nuevo que la proclamación de inocencia y de honestidad excusan con mucha frecuencia el ansia de poder, la perversión burocrática de quienes solo se preocupan de obedecer a la institución, a la que tienen por un bien mayor que el bienestar de las personas.

 

Post Scriptum. Cubrir un referéndum sobre el divorcio nos exigía indagar en la pena de personas, especialmente de mujeres, que confiaron en nosotros y nos relataron su historia, los motivos por los que querían que una ley de divorcio las protegiera. Cuando fuimos a Tuam, planteé a nuestros anfitriones la misma pregunta que hice a todos los partidarios del ‘no’ .

Les dije que, puesto que nos estaban abriendo sus puertas personas que nos contaban la desdicha de sus matrimonios y la razón de su defensa del ‘sí’, la simetría demandaba que los partidarios del ‘no’ nos presentasen a una pareja también desdichada pero que no quería divorciarse por una cuestión de principios. Cómo se rieron con tal ocurrencia.

 

 

Staff, mi librito

Llegué en un autobús de la línea Algeciras-Londres y en el primer día me quedé en la calle. Tenía muy poco dinero y no sabía inglés.

Una amiga me dijo que me pusiera la camisa más o menos rosa que llevaba en la maleta y que me presentase en la recepción del hotel Continental, porque el gerente era un tipo al que le gustaban los chicos jóvenes.

Esperaba obtener un empleo como friegaplatos pero me ofreció el de portero de noche. Durante un año quedé a cargo del hotel y, antes de regresar a Bilbao, alquilé una máquina de escribir y tecleé con urgencia y con rabia un relato de aquella experiencia.

Algunos amigos lo han calificado de novela, pero nada de lo que cuento fue inventado. Mi inspiración fue el peregrinaje vagabundo de George Orwell en el principio de los años treinta- Down and Out in Paris and London-, aunque mi vida fue bastante más cómoda.

Quizá podría haber encontrado un editor para esta memoria breve de aquella experiencia, pero me gustó la idea de regalarla, especialmente a los jóvenes emigrantes de hoy.

Pueden descargar aquí los diferentes archivos digitales.  O haciendo clic en esta reproducción de la portada.

 

Espero que les entretenga.

Cooperativismo en crisis

El cooperativismo británico tiene una larga tradición. Robert Owen, que fue uno de los ‘socialistas utópicos’ de Karl Marx, inspiró sus ideas y las puso en práctica en Escocia, en Lanark, al sur de Glasgow.

A las diferentes empresas del movimiento cooperativo pertenecen en la actualidad unos tres millones de británicos, pero su creación más ambiciosa, el banco Coop, está ahora en una profunda crisis.

Contaba con el favor del gobierno conservador para expandirse  mediante la adquisición de sucursales del quebrado Royal Bank of Scotland (RBS) cuando se desveló el agujero que tenía en su interior.

Había absorbido antes una mutua de préstamo hipotecario, Brittania, cuyos gestores se habían sumado a la fiebre prestamista en el sector inmobiliario, durante el desenfreno que se conoció antes del colapso como la era de la gran estabilidad.

El año pasado tuvo pérdidas de unos 3.000 millones de libras. El Co-operative Bank, con sede en Manchester, está encogiéndose al mismo tiempo que un financiero laborista, Lord Myners, intenta cambiar su  estructura.

Ha entrado capital privado, fondos que tenían deuda y que la han canjeado por acciones.

Myers elaboró un informe. que ahora se ha publicado. Y los directivos que han gobernado el Coop en esta compleja e inflexible estructura, que es según Myers ingobernable y nutrida de personas sin la suficiente preparación, se resisten. Por una combinación de ideología y de interés, porque cobran por su asistencia a reuniones.

La crisis es dañina para el laborismo, que ha tenido en sus filas al movimiento cooperativo, del que ha recibido donaciones y préstamos.

 

 

Tapas de Omar Allibhoy

Omar Allibhoy se ha convertido en un chef célebre en Reino Unido por sus apariciones en televisión y el éxito de sus restaurantes.

Ha publicado ahora un libro, Tapas Revolution.

Es un buen cocinero. En este vídeo, una ensalada de primavera:

elcorreo.com

EN CUALQUIER CASO TODOS LOS DERECHOS RESERVADOS:
Queda prohibida la reproducción, distribución, puesta a disposición, comunicación pública y utilización, total o parcial, de los contenidos de esta web, en cualquier forma o modalidad, sin previa, expresa y escrita autorización, incluyendo, en particular, su mera reproducción y/o puesta a disposición como resúmenes, reseñas o revistas de prensa con fines comerciales o directa o indirectamente lucrativos, a la que se manifiesta oposición expresa.