A vueltas con los paraísos

Nunca había oído a un gobernante británico una declaración tan explícita contra los paraísos fiscales como la que escuché el viernes a Lord Malloch-Brown. Actúa ahora como enviado del Gobierno británico para el G20 que se celebrará en Londres el 2 de abril (¡menos mal que dura un día porque el séquito de nuestro presidente incluye a 38 personas!).

La labor del enviado consiste en viajar por todo el mundo recabando la opinión de países que asistirán a la cumbre y de otros que no acudirán y que también quieren dar a conocer sus puntos de vista.

Un colega francés le preguntó si no había hipocresía en su afirmación inicial de que se planea un crack down de los paraísos fiscales, cuando el Gobierno británico tiene unos cuantos en sus territorios de ultramar.

Mis notas de su respuesta dicen: “Hacerlo será una medida de nuestra seriedad. Los problemas no empezaron en los paraísos fiscales, pero el problema es que, si tienes más regulación en los mercados financieros, vas a exprimirlos y el mercado financiero se va a marchar de Nueva York, de Londres o Hong Kong, a lugares con falta de transparencia, que pueden además causar futuros problemas”.

Y añadió: “Se van a formular una reglas globales, que se aplicarán al nivel nacional a todos los mercados”.

En algún mensaje anterior arrojado desde este globo, he mostrado mi escepticismo sobre las intenciones británicas. Basado en que el informe encargado por el Ministerio de Hacienda sobre los centros off shore de soberanía británica está motivado, según yo lo entendí, por la preocupación de que en su mayoría- no es el caso de Gibraltar- no tienen una garantía de los depósitos en sus bancos. ¿Es el Tesoro de Londres el responsable subsidiario que garantiza esos depósitos? Yo creí que ésa era la motivación del informe del Tesoro.

El escepticismo fue avalado por las reticencias británicas al fortalecimiento del comité de la ONU sobre cooperación internacional en materia de impuestos durante la Conferencia sobre Financiación al Desarrollo, que se celebró en Doha al fin de 2008. Estados Unidos, entonces aún pendiente del cambio en su administración, lideró la resistencia a ese fortalecimiento, con apoyo británico.

Pero parece que las cosas han cambiado. Veremos. Dicen que Obama, que ya presentó un proyecto de ley contra los paraísos fiscales cuando era un senador desconocido, ha presionado a Brown y que han llegado al acuerdo de publicar una lista de malos paraísos. Esto de los paraísos y las listas tiene tradición. Aquí les pngo una muestra.

Cuadro de paraísos fiscales extraído de Global Policy Forum: http://www.globalpolicy.org/

Según datos de Tax Justice Network, una red internacional que agrupa a grupos voluntarios, algunos de ellos con inspiración cristiana, los fondos en centros off shore pueden ser unos 11.5 billones de dólares y la pérdida global de ingresos fiscales de unos 250.000 millones de dólares. Esos impuestos perdidos suman cinco veces lo que el Banco Mundial estima que costaría reducir a la mitad la pobreza en el mundo en 2015. Y los centros off shore atraen además a quienes operan en países pobres con sistemas muy débiles de recaudación fiscal.

¿Traerá esta crisis un cambio en este asunto? ¿Usted qué opina?

Aquí puede leer un argumento en contra de la presión actual sobre los centros financieros off shore. Bueno, en mi opinión, se presenta así, pero yo creo que el autor está diciendo que países económicamente débiles se pueden beneficiar de bajos impuestos y que esos centros cumplen un papel en la gestión fiscal de empresas que comercian internacionalmente.

Cuelgo aquí una imagen del paraíso. ¿Usted no caería en la tentación de defraudar, a la Hacienda, para empezar por alguien, si el premio es éste?


Este globero parte, sin embargo, cabizbajo y meditabundo hacia Irlanda del Norte. La gloriosa invención del cibercafé permite enviar las crónicas sin necesidad de viajar con el portátil. Los mensajes de estos días, si los hay, pueden quedar colgados a cualquier hora.

Facebook Twitter Stumbleupon Delicious More More More
elcorreo.com

EN CUALQUIER CASO TODOS LOS DERECHOS RESERVADOS:
Queda prohibida la reproducción, distribución, puesta a disposición, comunicación pública y utilización, total o parcial, de los contenidos de esta web, en cualquier forma o modalidad, sin previa, expresa y escrita autorización, incluyendo, en particular, su mera reproducción y/o puesta a disposición como resúmenes, reseñas o revistas de prensa con fines comerciales o directa o indirectamente lucrativos, a la que se manifiesta oposición expresa.