Un par de ideas

Escuchando el otro día al profesor Yang Yao me acordé de uno de los capitalistas más fieros de nuestro continente, el fallecido James Goldsmith.

Yao explicaba los desequilibrios comerciales del mundo como una consecuencia de la división internacional del trabajo. Países con superávit (China, Alemania, Japón) tienen una ventaja en la industria. Los que han tenido déficit (Estados Unidos, Reino Unido) han desarrollado su sector financiero.

Su cálculo dice que, si China mantienen un crecimiento real del 8% y Estados Unidos del 3%, con inflaciones como las que han sido promedio en ambos países en las tres últimas décadas (5.9% y 3.5%, respectivamente) y el yuán se aprecia un 2% anual, China será la mayor economía del mundo en 2022.

Ofreció estos dos cuadros para ilustrar la integración creciente de las economías de China y Japón.

Éste es sobre la evolución de la paridad del yen y del yuán con respecto al dólar.

La posible solución a los desequilibrios comerciales sería para Yang Yao la evolución ‘natural’: la formación de tres grandes bloques con paridades fijas o semifijas internamente (ya es el caso de la UE y de EEUU) y con paridades flotantes entre las divisas de los tres grandes bloques.

No sé si eso equlibraría los flujos comerciales del mundo pero me recordó uno de los argumentos en el libro de Goldsmith, en su época final, la política, cuando negaba que el libre comercio mundial fuese viable y proponía la formación de bloques de libre comercio en áreas más o menos homogéneas.

—————————————————————————————————————

Aquí, otra gente que piensa y escribe sobre la evolución de nuestras sociedades. Ciudades vivas, pueblos deshabitados.

Entradilla Segoviana, de Agapito Marazuela.

Facebook Twitter Stumbleupon Delicious More More More
elcorreo.com

EN CUALQUIER CASO TODOS LOS DERECHOS RESERVADOS:
Queda prohibida la reproducción, distribución, puesta a disposición, comunicación pública y utilización, total o parcial, de los contenidos de esta web, en cualquier forma o modalidad, sin previa, expresa y escrita autorización, incluyendo, en particular, su mera reproducción y/o puesta a disposición como resúmenes, reseñas o revistas de prensa con fines comerciales o directa o indirectamente lucrativos, a la que se manifiesta oposición expresa.