Los nuevos maquiavelos (1)

He leído estos días ‘The New Machiavelli’, la memoria de Jonathan Powell sobre los tiempos de Blair. Fue su jefe de gabinete.

En la Introducción, Powell escribe sobre el Maquiavelo de El Príncipe y de los Discursos para invocarlo ante esa versión de la historia que ha dejado su nombre asociado a la autoría de un manual para gánsteres, como pensó Betrand Russell. El confidente de Blair lo tiene por el compilador de un erudito y vigente formulario sobre las artes del gobierno.

Extraeré estos días algunos fragmentos que me han llamado la atención en el libro de Powell, que me ha parecido una de las mejores memorias políticas que he leído de alguien que ha dejado recientemente el gobierno.

Pero hoy, como aperitivo para este menú que a tantos parecerá indigesto, perlas de Berlin. Menciona Powell un ensayo que no había leído de Isaiah Berlin sobre el florentino. Lo he leído ahora.

El argumento de Berlin es que es un error el repudio o el elogio de El Príncipe por aquellos que establecen una distinción entre la vida privada y sus métodos y la política y los suyos.

“Puesto que los hombres por naturaleza han de vivir en comunidades, sus propósitos comunales son los valores últimos de los que todos los demás se derivan, o con quienes se identificarán sus objetivos como individuos. La política- el arte de vivir en una polis- no es una actividad de la que pueden prescindir aquellos que prefieren una vida privada: no es como la navegación o la escultura, que no deben acometer quienes no quieran hacerlas. La conducta política es intrínseca al ser humano en un cierto estado de civilización y lo que demanda es intrínseco a vivir una vida humana existosa.”

Si el objetivo es construir el bienestar de la comunidad y los métodos para lograrlo le parecen a uno inmorales, Maquiavelo, según Berlin, no dice nada a tal objetor. Puede vivir una vida a su gusto moral, puede convertirse en monje o retirarse a una esquina. Pero que no participe en el gobierno de la comunidad.

Luego viene la interpretación singular de Berlin, que lleva, como hacemos todos, las cosas a su terreno, para presentar a Maqui, lo mejor del rock and roll florentino en el Renacimiento, como pionero o germen de su propia visión de la sociedad y de la política en el final del siglo XX.

Maquiavelo rompería con la tradición cristiana y monista, con la proclamación por todos los racionalismos religiosos, históricos, científicos, de que hay una estructura inteligible de la vida humana- sea naturaleza o logos divino y tan largos etcéteras- que encierra en su interior la pauta para desembocar en una solución.

El florentino es un pagano, sabe- implícitamente, según Berlin, por eso no se detiene en afirmarlo- que cualquiera de los fines últimos invocados por los hombres no puede ser jerarquizado con respecto a otros, que pueden ser igualmente plausibles y que son a menudo incompatibles e irresolubles, que no habrá armonía final mediante la victoria del razonamiento, de la violencia o de la estimulante ejemplaridad de los que adoptan una manera de vivir que ellos toman como una moralidad pura.

“Si lo que creía Maquiavelo es verdad, eso debilita un presupuesto importante del pensamiento occidental: que en algún lugar del pasado o del futuro, en este mundo o en el siguiente, en la iglesia o en el laboratorio, en la especulación del metafísico o en los hallazgos del científico social o en el corazón incorrupto del hombre bueno, se podrá encontrar la solución final a la pregunta de cómo los hombres deben vivir”.

Por lo tanto, el asunto que ha de ocuparnos es el mejor gobierno de la comunidad, abandonar el afán de virtud (juego de palabras que los enterados me perdonarán) y entender las exigencias del estado de necesidad.

Encuentra Berlin para rematar la coincidencia prematura de Nicolás con sus propias ideas que el autor de El Príncipe, aunque pagano, era sin advertirlo también un monista, que la virtud que él busca en los príncipes de la república romana es también una tracción hacia la pauta resolutora.

Deduce Berlín tras esta implicación negativa otra positiva- ¿la puramente pagana?- que nos reconcilia finalmente no con el arte mecánico del gobernar sino con el republicanismo maquiavélico, explícito en los Discursos.

Si en su escritura está implícita la imposibilidad de solución final a las ideas de los hombres también inevitablemente está implícita la aceptación de la diversidad y de la tolerancia. El buen gobierno no puede servir a las aspiraciones últimas que conducirán a catástrofes y fanatismos sino a las aspiraciones convencionales, su ambición será gestionar, fortalecer, las virtudes menores del buen ciudadano que hacen la vida más agradable.

Me gustó mucho el ensayo, pero me convence menos la última conclusión, la idea de que la obra de Maquiavelo realmente contiene eso. En los próximos días, los nuevos maquiavelos de Powell. El capítulo sobre la prensa y el gobierno me encantó y viene muy bien para nuestras divagaciones sobre Wikileaks.

Leonard Cohen. Dance Me to the End of Love

En dos de sus periódicos preferidos salían este fin de semana un par de artículos del menda sobre el trabalenguas vascongado. Estos son los enlaces a El Correo y al DV.

Los estudiosos de mi obra- entre trescientos mil y trescientos mil cinco, repartidos por tres continentes- detectarán diferencias entre ambos artículos y las hay también con lo que yo envié. La gente se ha acostumbrado a escribir bajo la firma de otro. Vicio gravísimo.

Pero no hay que quejarse de los cambios de titulares, eso es perfectamente legítimo, hay que encajar un número de letras en un espacio limitado y específico.

Esta vez los del Vocento españolazo… aquí un ejemplo de los comentarios que la gente escribió sobre el artículo…

Comprendo que en tiempos de crisis os de un poco de miedo la incertidumbre sobre vuestros trabajo, pero tranquilos, podeis reciclaos; policia de cercania, escolta de estrellas del rock, matones de discotecas, francotiradores en atuneros, perodistas en Salvame de Lux, enchufados en alguna sociedad publica… Me da igual donde os vayais todos, pero por favor dejad de jodernos que este PAIS va para adelante. ETA se desarmara y vais a tener que gestionar un proceso democratico donde los vascos vamos a decidir

…pues los del Vocento españolazo y tal me han suavizado el mensaje. Que el españolazo y facha era yo, mire usted por donde.

Dice el título que la verificación es difícil. No, no, no es que sea difícil, es que la verificación propuesta por Currin es inviable, es el timo de la estampita, es la prueba, por si hiciera falta otra, de que estamos ante alguien que no sabe de lo que habla.

Facebook Twitter Stumbleupon Delicious More More More
elcorreo.com

EN CUALQUIER CASO TODOS LOS DERECHOS RESERVADOS:
Queda prohibida la reproducción, distribución, puesta a disposición, comunicación pública y utilización, total o parcial, de los contenidos de esta web, en cualquier forma o modalidad, sin previa, expresa y escrita autorización, incluyendo, en particular, su mera reproducción y/o puesta a disposición como resúmenes, reseñas o revistas de prensa con fines comerciales o directa o indirectamente lucrativos, a la que se manifiesta oposición expresa.