Localismo era también una patraña

 

Creí que David Cameron defendía el localismo y la Big Society como deuda intelectual a un pariente suyo, Ferdinand Mount, que publicó hace unos años un interesante libro, Mind the Gap.

Su argumento es que hay un porcentaje sustancial (al menos un cuarto) de nuestras sociedades que vive con más dinero que en el pasado una vida social y cultural pobrísima.

A Mount le preocupa esa brecha y la achaca a un proceso histórico en el que los conservadores habrían perseguido las formas de organización social autónoma de los más bajos en la escala salarial y los laboristas les habrían prometido un maná que llegaría a ellos por la acción del estado.

Un remedio posible sería, según Mount, la devolución de poderes a las comunidades locales, sabiendo que cometerán errores, lo que es una forma común del aprendizaje. Se trataría de devolver a la gente la capacidad y responsabilidad de hacerse cargo de sus vidas.

Cameron y los suyos parecían ir por ese camino. Esta cita es de un artículo suyo en febrero de 2009:

“But localism isn’t some romantic attachment to the past. It is absolutely essential to our economic, social and political future. If our local economies are vibrant and strong we are far less vulnerable to global shocks or the failures of a few dominant industries. If people know that their actions can make a real difference to their local communities, they’re far more motivated to get involved – and civic pride is revived.

Que yo no aprendo a pesar de los frecuentes errores se ilustra con lo ocurrido en mi barrio, Twickenham.

El ayuntamiento ha decidido la cesión de un edificio hasta ahora dedicado a la enseñanza pública de jóvenes y adultos para la creación de una escuela católica mantenida por el estado. La oposición local es muy fuerte.

Hay reducción de servicios públicos pero se da dinero de todos a una escuela que selecciona a sus alumnos (dos de cada tres en la primaria, a todos si hay más solicitudes que plazas en la secundaria) según su bautismo.

Los católicos se quejan de que la gente proteste, cuando ya hay en el barrio escuelas anglicanas mantenidas por el estado. Las creencias religiosas sirven así como excusa común de todas las iglesias para reclamar el dinero de todos los contribuyentes.

El ayuntamiento adjudicó las obras de remodelación de la estación de ferrocarril al proyecto de una empresa privada elegido por la empresa nacional de infraestructuras del tren, que no gustó a los vecinos. Se formó un grupo, Trag, que diseñó un proyecto alternativo, con costes calculados y elaborado por arquitectos. Es un proyecto notablemente mejor.

Se han agotado las vías judiciales para evitar que ambas decisiones se ejecuten. La escuela será gestionada por la iglesia católica y financiada directamente por el gobierno central. La estación será el producto de un acuerdo entre un organismo estatal y la constructora privada.

Y el ayuntamiento ha sellado la transferencia del poder vecinal a grandes entes del poder. El localismo era esto.

—————————————–

Que el 2013 traiga muchas felicidades a quienes suben a este globo.

Buena Vista Social Club- Chan Chan

 

 

 

Facebook Twitter Stumbleupon Delicious More More More
elcorreo.com

EN CUALQUIER CASO TODOS LOS DERECHOS RESERVADOS:
Queda prohibida la reproducción, distribución, puesta a disposición, comunicación pública y utilización, total o parcial, de los contenidos de esta web, en cualquier forma o modalidad, sin previa, expresa y escrita autorización, incluyendo, en particular, su mera reproducción y/o puesta a disposición como resúmenes, reseñas o revistas de prensa con fines comerciales o directa o indirectamente lucrativos, a la que se manifiesta oposición expresa.